sábado, noviembre 10, 2012

Adelanto MAS: Capítulo 17. La fiesta

Alargó su mano para trazar el contorno de mi cintura con sus dedos. Aguanté la respiración, mientras sentía el tacto fantasmal de su mano recorrer mi cuerpo por encima de la tela del vestido. Y justo cuando estaba convencida de que iba a dejarse de preliminares para aferrar mi cintura con fuerza, retiró el brazo en un movimiento inesperado. 

—¿No tenías nada mejor que ponerte? —preguntó, mientras una sonrisa canalla revoloteaba en sus labios— ¿O es que pretendes lanzarme un mensaje subliminal?

—Día de colada. No encontré nada más en el armario y tuve que conformarme con esto —mentí descaradamente.

Lo cierto es que ese vestido era, con diferencia, lo mejor que tenía en el armario. Pero llevaba asociados demasiados recuerdos —los probadores de Saks, la fiesta de cumpleaños de Edward, el modo en que me lo quitó lentamente en la suite esa noche—, así que había preferido no volver a ponérmelo.

Hasta esa noche. Y ni siquiera sabía porqué lo había hecho. Puede que realmente estuviera tratando de enviarle un mensaje subliminal a Edward y ni siquiera yo me había dado cuenta de ello.

—Pues déjame decirte que te sienta demasiado bien —dijo, inclinándose sobre mí para susurrar unas cuantas palabras más en mi oído—. Esta noche estás preciosa.

Cerré los ojos, dejándome envolver por su calor y por su cercanía. Si hacía un esfuerzo de imaginación, podía borrar ese maldito anillo de compromiso y pensar que Edward era solo para mí.

Escuché con claridad como tomaba aire para hablar de nuevo, probablemente con la intención de relatarme con todo lujo de detalles cómo planeaba deshacerse de ese vestido. Pero no lo hizo. Mantuvo el aire en los pulmones durante un par de segundos eternos y luego lo dejó escapar lentamente.

Se estaba reprimiendo. Abrí los ojos y confirmé mis sospechas al contemplar su expresión, súbitamente contenida. Cualquier rasgo de diversión o provocación había desaparecido de su rostro y supe que estaba haciendo un esfuerzo por mantener las cosas entre los dos bajo control. Por no hacer de esa noche algo más difícil de lo que ya era de por sí.

Y eso me hizo caer rendida a sus pies un poco más.

—No sabes cuánto me cuesta contenerme cuando estoy a tu lado —confesó en un murmullo quedo.

Reacciones:

4 comentarios:

Pues no te contengas hombreee!!! Ponla ahi contra la ventana, o contra el suelo, o contra lo ke sea!!Que angustia por dios!! xDDD
Ufff, el capi promete ser de alto voltaje, nos pondremos los cinturones porque vienen curvas. Que ganas de leer el capi entero.
Un besito!!

Mañana me va a dar algo leyendo!
Bars creo que te voy a querer y a odiar todo al mismo tiempo por culpa de este cap.
Bikos

guau el siguiente capi promete mucho, parece que saltarán chispas, a ver cómo termina esa fiesta

Aaaahhh!!! Que Bella lo agarre del cuello y lo bese. Por dios :$ jajajaja
Besos

Publicar un comentario