domingo, febrero 17, 2013

Adelanto MAS: Capítulo 22. La proposición

Estaba loca. De remate. En algún rincón de mi corazón, sentí algo de compasión por ella. Y eso me hacía sentirme moralmente superior. Se había quedado sin trabajo y sin vida social. Pero seguía teniendo un par de piernas kilométricas y a Emmett. Quizás eso explicaba lo increíblemente irritante que era. Quizás acababa de darse cuenta de que en esta vida no se podía tenerlo todo. O trabajo y vida social, o piernas kilométricas y un novio.

O quizás es que simplemente era insoportable y el estar pasando por un momento jodido en su vida la hacía aún más difícil de aguantar.

Me inclinaba por la segunda opción.

Volví a concentrarme en mi Cosmopolitan, con el firme objetivo de largarme de allí en cuanto lo terminara. La cuenta se la dejaba para que la pagara ella. Pero, justo entonces, Rosalie volvió a abrir la boca.

—¿Le quieres?

Definitivamente, me iba. ¿Por qué coño no me estaba moviendo ya?

—No hablo de él —respondí, vocalizando las palabras lentamente—. No pienso en él.

Rosalie volvió a reír entre dientes, mezclando la burla con la más irritante condescendencia.

—Le quieres.

Guardé silencio. Porque eso ya no importaba. Y porque, después de todo lo que había pasado, Rosalie Hale era la última persona sobre la faz de la Tierra ante la que querría admitir algo así.

—¿Sabes? —volvió a hablar al cabo de un par de segundos, removiendo con parsimonia el contenido de su copa— Si no fueras tan cobarde, puede que me cayeras bien. Aunque tampoco estoy muy segura de ello.

Sin decir nada más, le dio un último trago a su copa, dejó un par de billetes sobre la barra y se largó de allí.

Reacciones:

4 comentarios:

ahi!!!!!!! alguien q le diga cuatro cosas!!!

no entiendo qué leches, hablando mal y pronto, hace bella quedando con rosalie, anda que iba a ir yo, ni loca

Publicar un comentario